UN NUEVO ESPACIO PARA

LA MÚSICA

México es uno de los países con más museos en el mundo. Museos de arte contemporáneo, de la estampa, de pintura, de fotografía, de historia natural, de antropología entre otros muchos. Sin embargo, no existe ningún lugar equivalente dedicado exclusivamente a la música, y mucho menos a la música de compositores contemporáneos. Las salas de concierto no están abiertas todo el año, son conservadoras en su programación y están dedicadas principalmente a la difusión de música extranjera.

El país aún no cuenta con un espacio dedicado a la contemplación del sonido los 365 días del año, a la producción, acervo, difusión y disfrute de la música de vanguardia mexicana donde sea posible consultar manuscritos, escuchar conciertos de música de cámara, de música electrónica y conocer las últimas tendencias del arte sonoro para dejarse seducir por el sonido mismo y descubrir la riqueza composicional e interpretativa del México de hoy.